Lukas Gutiérrez Montoya


Mencionado por:



Menciona a:


Aníbal Gutiérrez
Felipe López

Bio/Biblio


Lukas Gutiérrez Montoya. Escritor, nacido el 13 de Junio de 1987 en la ciudad de Manizales, Colombia. Participante de Musa Levis 23 (Manizales, 2009), Plegable de poesía en propalcote y en blog realizado en Manizales, Colombia. Participó en las antologías “El vacío como Llenura”, (Medellín, Colombia, 2010); la Antología de Ciberpoesía "Poca Tinta" (2012). Ganador del segundo premio de I Concurso municipal de Envigado (2011). Publica en http://eriados.blogspot.com

Poética


Cuando comencé en esto sentí estar  sumido en algún tipo de mundo mágico, tan inocente como yo mismo lo fui respecto a las letras en aquella época. Escribir por el sólo deseo de hacerlo como dejando que el lápiz recorriese casi con autonomía el papel, ligado  apenas  ante el capricho de la imaginación y la única motivación de encontrar el final de tantas páginas sin corregir. Comprendí luego que este mundo de letras está basado en manipulaciones sutiles o elegantes, creadas con el fin de moldear lo vulgar y convertirlo en arte. ¿La vanidad es arte? ¿Es el arte vanidad? Hablo de mi propia vanidad en cuanto a las letras, puesto que por descuido yo mismo hube de despreocuparme por tales  mamotretos. Descubriera yo tan infantiles errores y hasta con humildad me avergoncé de mi desfachatez, porque la bella intensión del texto estuvo siempre supeditada al reparo de su propia estructura, mas no de su belleza.
Entonces descuidé mi apariencia y con ello mis letras. Cometí errores gramaticales obvios, y dejó de importarme una que otra coma. Sin embargo, precisamente por mi oficio dejé rastros de esa mi vanidad, pues quien leyera mis textos sabría pues de mi supuesto nivel cultural, mis letras como alarde de conocimiento, mis líneas como mi creación, mi ego… o algún otro artilugio para enamorar masas y amores platónicos, como los poetas, como los artistas.  
Si bien, mi camino por esta senda tan desigual apenas vislumbra amaneceres, logro entrever a lo lejos mayores obstáculos, como la madurez. Sí, como oficio, escribir es de toda la vida, y los cambios que uno mismo va notando de acuerdo a esa madurez literaria también suelen ser etapas detestables y  sumamente pretenciosas, y en su mayoría aquellos que logran esa pizca de humildad lo hacen casi al final de su camino escribiendo de viejos. Ya sea, pues, como poeta o escritor, me abstengo de definir la poesía entre adjetivos, que de la poética su definición es tan variable como cada etapa del individuo a la que está ligado.
Lukas Guti.
14 de agosto de 2012.


Poemas



NIETZSCHE III

Dios me dijo que no existía y le creí, 
luego intenté probarlo y dudé, 
canté quedamente ante tanto silencio, 
fue insoportable oír de mis ecos 
el resuello perenne de su ausencia.
Escribí biblias falsas y fui juzgado; 
aunque no fueron en verdad falsas, 
les faltó importante credibilidad. 
Aún así fui muerto y crucificado, 
surgí como otra de sus alegorías. 
Después les resultó fácil creerme 
pues el hombre en mi había muerto.

::


CAPITALISTA

Bombardearon los lenguajes extranjeros,
una imposición de miserables, 
otra guerra disimulada entre propagandas,
afiches de colores que adornaban tu hogar,
tu educación y tus caminos.

La originalidad era una gran retórica,
igual que los discursos políticos,
aquello de lo que un pueblo pendía:
alguna fe enmascarada;
para terminar con vagas convicciones,
las mismas que nos hicieron mestizos.

::


BERLÍN

Éramos una manifestación, 
un cuadro pintado de afán,
lo que más rápido se vendía
en los mercados de dignidades. 
Frecuentábamos calles repletas de vagos,
inspiración para artistas sometidos 
a sufrir por ego las cadenas; 
para jugarnos,
para no morir.

Éramos los maestros de lo dramático, 
escribíamos para enamorar al mundo
y a las mujeres que nunca conocimos. 
Un sin fin de dualismos.
Por andar perdidos olvidamos 
emplearnos como hombres
y morimos  jóvenes,
empapados de la misma tinta
con la que firmamos las obras 
que hoy el mundo archiva,
y que avivarán la hoguera.

::


Imprime esta entrada