Fadir Delgado



Mencionada por:

John Fredy Galindo

Menciona a:

Fabiola Acosta
Álvaro Marín
Gabriel Mendoza
Rafael Arturo Blanco
Patricia Iriarte
Leonidas Castillo
Luis Mallarino
Gustavo Arrieta


Bio/biblio

Nació en Barranquilla. Autora del libro La Casa de Hierro. Comunicadora Social. Ha publicado en diferentes revistas literarias. Estuvo dentro del grupo de escritores colombianos que representó al país en la XVII versión del Festival Internacional de Poesía de Medellín realizada en el año 2007. Invitada a recitales en distintos espacios culturales del territorio nacional como Cartagena, Santa Marta, Bogotá, Montería y Medellín, y en el territorio internacional en países como Venezuela, Francia y Ecuador. Se ha desempeñado como tallerista literaria a nivel nacional e internacional, y como tallerista invitada en la XI Escuela de Poesía de Medellín.

Es cofundadora de la Fundación Casa de Hierro, y desde ésta lidera y promueve espacios culturales para Barranquilla, como el Café al Aire Libre, Poetas bajo palabra y el Encuentro de la Niñez y su Barrio.

Recibió distinción por la Cámara Júnior de Barranquilla como Joven Sobresaliente en el Campo de las Artes. Ocupó el primer lugar en poesía en la 6 Bienal de Noveles Escritores Costeños que organiza la Universidad Metropolitana de Barranquilla.


Poética

La poesía es una fiesta sagrada, tantas veces profana, donde comulga la soledad, el silencio, el asombro, la búsqueda, la respuesta, la pregunta, la presencia, los fantasmas… Es una fiesta donde la muerte y la vida arrojan las máscaras, se despojan, se desnudan.

La poesía lanza sus hilos de palabras y nos rescata... nos salva. Es el mar que nos habita, ese que se escapa por los ojos, por la piel… Es también aquel mar que nos mira, que nos enreda entre sus pliegues, es la ola que nos arroja hacia dentro y otras veces hacia la orilla, es aquella que nos despierta, que nos hace mover, que nos golpea, que nos acaricia, que nos toca, que nos recuerda… es un lugar para sabernos dolorosos, para sabernos vivos, para sabernos…


Poemas


Hija de los peces

Hija de los mangos
Has venido a recoger los muertos
Has venido a recoger la gaita
No insistas en curar esta ciudad
La gente se cubre de tierra para luego limpiarse
y no pasa nada
Hija del maíz sol
Es tan doloroso mantener los ojos abiertos
Sostener esta masa de carne sobre los huesos
Hija de los metales
He encontrado telarañas en las manos y una lágrima vieja
Una lagrima de aquel noviembre en mi oído izquierdo
Todo es por esa mala costumbre de llorar boca arriba.
Hija de la nada
Allí esta la gaita
Hija de los sueños
No llueve
Es solo el sudor de pan- gu
o tal vez los cabellos de la diosa Aditi cansados de parir ríos condenados
Allí esta la gaita
Hija de los peces
La encontré sin sus labios de plumas
Su cuerpo de madera es una calle de cicatrices
Allí esta la gaita
Ni el dios Pan podrá salvarla
Me mira
Y ahora es una gaita sin palabras
Hija de las aguas
La sueño como el pez heroico de la India
Y pienso en aquel mito chino
en donde el agua y la sangre nacen de un huevo negro
Hija de los metales
El desconoce la ira de las seis de la tarde
Las agujas hirvientes del mediodía
Dios de la luz
El no sabe que la gaita ha muerto
La gaita es un cuerpo de cenizas que danza el baile de la nada
Danza para ti
Hija de los peces
Que has venido a recoger los muertos.

::


Ojo de pez

Ahora las hélices duermen
se dejan cuidar por los ojos soñolientos de los perros
Las veo como soles muertos condenados
por una diosa antigua
Y a veces como caracoles extraños
ofreciendo abrazos
Hay hélices con ojos de pez
Hélices heridas esperando la cura de Asclepio
o una bendición balsámica
aguardando por el viento del sur
Adivinando el próximo gesto del círculo blanco
queriendo imitar el calendario lunar
Las percibo como comedias trágicas
como el mundo subterráneo de las hormigas
Asusta cuando atisbo en ellas el tártaro de Hades

Las hélices también son ninfas que
cuidan las lluvias cuando los perros duermen
Se divierten con los caballos blancos del sol
viajeros legendarios del cielo

Aquí me hablas de hélices abiertas
Yo te hablaré de sus fiestas al óxido
De sus mitos de hierro
De la gloria que inauguras cuando
te sientas en ellas para contar el tiempo.
Para contarte.

::


Rituales citadinos

Ha cambiado el color de los cines
Los árboles se adornan de puñales felices
Ha cambiado la complicidad de los moteles

Muchas veces en las esquinas se
amontona la gente para arrojarle
alguna risa al asfalto, algún sueño preñado de miedo.
En estos lugares no decir la verdad es envenenar la lengua
Las mentiras saben a óxido
Se inauguran escombros citadinos
y las ratas se disfrazan para la fiesta

En la ciudad hay tardes que se han extendido como serpientes
Hay casas que arrastran la indeferencia de las calles.
Ocultan sobrevivientes de un domingo.
En esta feria del desencuentro hay un mueble muerto
con los brazos abiertos esperando
que los amantes se liberen de la ropa
y solo le llegan los
gatos tristes de los árboles

Es bueno arrinconarse en cualquier semáforo
y detenerse en conversaciones simples
Comentar sobre el nacimiento del perro
para así no hablar nunca de la muerte
Por suerte aquí en la plaza se desconocen los peinados agrios.
El ropaje de la farsa
Y mientras el cielo pestañea
no hay lenguaje de dientes que espante

Murciélagos en el teatro
Periódicos del día ajustados con piedras
como crucificados en los andenes

Nadie sabe que este monumento del centro
señala el rincón que no hemos encontrado
ni siquiera los vendedores de sudor
que inventan relojes para no discutir nada con el tiempo

Las bienvenidas del mercado
Libros coloreados de sol


Hoy no va ser posible sentarse en esta banca sabia de la plaza
y clavarle una espalda a
los abriles universales del adiós
Esta ciudad volverá a extender
otra tarde como serpiente
A remendar el otro día que se nos viene.

:: Imprime esta entrada

6 Comentarios:

lorenzo comentó sobre esta entrada, así...

Fadir. Tu trabajo poético es impresionante. Tienes unas imagenes extraordinarias, de esas que pocos se ven, revestidas de una estética rigurosa. Tienes oficio. Es un place seguir leyéndote.

Quién te admira, entre muchos.

Lorenzo

lorenzo comentó sobre esta entrada, así...

ah y otra cosa, eres sin duda una de las voces poéticas más serias y estéticas que hay en estos momentos en Colombia.

Felicitaciones

Anónimo comentó sobre esta entrada, así...

Fadir que bueno encontrarte por aquí. Pude leerte en una oportunidad y quedé suspendido entre peces, mares, aguas, entre todas esas imágenes que traes a nuestros ojos.
Tienes una voz muy tuya para contar la ciudad y sus dolores. sigue, sigue, sigue con esa fuerza esa entrega con esa forma de escribir desde un lenguaje poco tradicional en las mujeres, pues hablas con una fuerza casi mitologica.

Anónimo comentó sobre esta entrada, así...

Bella mujuer que profundidad. Chama que suerte es leerte.... tus textos atesoran una exquisitez literaria que cautiva.

Anónimo comentó sobre esta entrada, así...

Esta poeta es hermosa, parece un sueño verla leer, verla, leerla.
E.HERRERA

Anónimo comentó sobre esta entrada, así...

Esta poeta es hermosa, hermosa verla, escucharla leer, leerla.
Celebro tu voz y tu presencia.
Ere muy buena poeta.
E. Herrera.