Celedonio Orjuela Duarte



Mencionado por:

Federico Cóndor
Víctor López Rache

Menciona a:

Nelson Romero Guzmán
Carlos Flaminio Rivera


Bio/biblio

Estudió literatura en la Universidad Pedagógica Nacional. Es tallerista y conferencista de la Casa de Poesía Silva. Invitado a los festivales de poesía: Medellín, Bogotá, Cajamarca, San Luis de Potosí y Costa Rica. Ha publicado: "Visiones": un inventario de afectos literarios, 1988; “Precario equilibrio”, 1996; “Mujeres y otros cuentos de riesgo”, 1997; “Ofrendas y tentaciones”, 1998; “Presencias”, 2004; “Dónde estará la melodía”, 2005; “La memoria a la orilla de los actos”, 2007, editado con motivo del VI Festival Internacional de Poesía de Costa Rica. Ha publicado en el diario “El Espectador” de Bogotá. Colabora en el periódico “Lecturas críticas” Asesor de la Fundación Editorial Domingo Atrasado. Ha sido el poeta visitante en Guanacaste, Costa Rica. Colabora en el periódico “Lecturas críticas” de Colombia.


Poética

"Los presuntos sociales son su estrategia oculta y un persuasivo paganismo aquello que aleja a su poesía del decir pial y de la enunciación escueta: allí la música y el hombre contemporáneo escarcean en su cotidianeidad sabiendo que se camina sobre la historia, la realidad y el mito..."
Carlos Andrés Almeyda. Fragmento suyo a propósito de "La memoria a la orilla de los actos", Antología de Celedonio Orjuela, Colección Casa de Poesía, Costa Rica, 2007


Poemas


LA BAILARINA

La bailarina
de rostro pálido y túnica negra
danza en lo perpetuo
podría ser el tiempo de Degas o más allá
se oye una música antigua y se repite
en la noche de la mujer hija del aire
la telilla se desliza y descubre
sus formas en la calle del eco
la carne tiembla y el sudor mana
Orestes y Narciso podrían llorar y enloquecer de nuevo

En su piel desnuda la envuelve la noche
no sabe que la miro
que la sigo
yo su cimbalero

::


ELLAS

Por aquí por estos lados donde transita
mi soledad
no encuentro con quien conjurar la magia
de mi canto
no está Lulú no estan Francisca ni Salomé
no están las angustiadas las filisteas
no hay una Dalila que irrumpa en mi aposento
con sensualidad y sangrienta crueldad
sólo golpean a mi puerta Marías
que sirven de botín a esta gula
Carmen mi gitana

::


QUE SIEMPRE HAYA UN LECHO

Para Carlos Almeyda

Que siempre haya un lecho para una mujer desnuda
con su gracia y su carne
infusa en olores hasta las proximidades profundas.
Mujer sola con la noche
herida de mutismo a la espera del soñador
que llega en su pesada bestia negra.

:: Imprime esta entrada