Felipe Agudelo Hernández



Mencionado por:

Flóbert Zapata


Menciona a:

Sandra Marcela Gómez Chica
Lorena Madrid


Bio/biblio


Felipe Agudelo Hernández-1988. Cuentista y poeta nacido en Manizales. Cursa estudios en la Universidad de Caldas. Director de la Tertulia Uni-Verso y coadministrador de www.kadaberexquizito.blogspot.com

Enlaces recomendados por el autor:

www.lapipademagritte.blogspot.com
www.escritorescaldenses.blogspot.com
www.kadaberexquizito.blogspot.com
www.lyricaspecies.com
www.flobertzapata.blogspot.com


Poética


LOS QUE CANTAN
1.
Poeta empuña la mano
y escribe sobre el papel
como si fuera la piel
de tu enemigo o tu hermano.
La gente te llama vano
si no ocupas su memoria,
pero escapa sin euforia,
ante tus letras herido,
el casi implacable olvido
con cicatrices de historia.

2.
Luego
dirán los libros de historia
que existieron seres con alma
que escribían penas
y que usaban lápices
como muletas
con profundas huellas…
Luego
del silencio
tendrás tiempo para descansar.


Poemas

Soñé con ella,
que moríamos juntos.
Volvióse estrella…
Yo, bajo tierra,
como triste difunto,
quedé sin ella.

::


SI NO ERES, ¿QUÉ HACES?

La luna brilló y te vi
en la hoja que caía
y en cada lágrima mía
y en la flor que no te di.
En mi silencio te oí,
en mi silencio cantabas…
Si en cualquier parte me amabas
¿por qué al pretender tocarte
de nuevo empiezo a buscarte?
Cuándo te vi, ¿en dónde estabas?

::


RENACIMIENTO

Finalizo diciendo que todo fue más que aire.
Para concluir el precoz instante
en las habitaciones del demonio o en las bullosas avenidas,
fuimos condenados sin apelación ni testigos al verdadero infierno.
Era la lentitud y el silencio
y el olor frío del mineral, el camino al infierno.
Después de muerta la voz el alma queda quieta y tendida
entre las llamas y el olvido.
No nos reciben desnudos, no nos admiten sonrientes:
nos devolvieron del infierno por falta de pecados.
De vuelta al mundo, a la habitación del diablo,
de vuelta al destierro sin destino.
“Deben besar más pieles,
deben romper silencios”,
inexorable y sin excusas, el demonio gélido y solitario,
nos devolvió del infierno por falta de pecados.
De vuelta a la tierra, al infierno solapado.
Y felices por la prolongación de este embarazo terrestre,
hemos regresado para roer los labios,
para negociar las almas, para regalar los actos…
hemos vuelto para merecer la muerte.
Reinicio diciendo que todo fue más que llamas.

:: Imprime esta entrada

1 Comentario:

Cíclopa comentó sobre esta entrada, así...

Estoy descubriendo la poesía colombiana y es un placer,

saludos,


Cíclopa