José Zuleta



Mencionado por:



Menciona a:


Horacio Benavides
Robinson Quintero
Felipe García Quintero
Antonio Silvera
Hernán Vargascarreño
Elvira Alejandra Quintero
Gerardo Rivera
Armando Ibarra
Gustavo Adolfo Garcés


Bio/biblio

Nació en Bogotá en 1960. Es director de la Revista de Poesía Clave y Coordinador de la agenda literaria de la Biblioteca Departamental del Valle. Orienta el programa Libertad Bajo Palabra en las cárceles de Cali. Es editor independiente y gestor cultural.
Ganó el Primer Premio Nacional de Poesía «Carlos Héctor Trejos» (Riosucio-Caldas 2002) con el libro "Alas del Súbdito". Premio Nacional de Poesía «Descanse en Paz la Guerra» con la obra “Música para desplazados” , (Casa de Poesía Silva, Bogotá, 2003). Segundo Premio Internacional de Poesía Convocado por la Universidad de San Buenaventura, con el libro "Las manos de la noche" (Cali, 2007). Autor además de: "Línea de menta" (Colección Escala de Jacob, 2005); "Mirar otro mar" (Hombre Nuevo Editores, 2006); y "La sonrisa trocada" (Cuentos - Hombre Nuevo Editores, 2008). "Emprender la noche. Antología". (Común Presencia Editores, Bogotá, 2008) contiene poemas de sus libros hasta ahora publicados (Abril, 2008).
Poética

"He aquí un libro diferente y a un poeta diferente. Por un don inestimable, a José Zuleta se le ha permitido hacer propia la magia natural de las cosas, sin artificios, ni retóricas intelectuales, que es lo que suele suceder entre nosotros. A sus poemas, claros, sensuales, espléndidos, aferrados a pequeños rituales y percepciones repentinas para repetirse a uno mismo como una oración, los mueve la gracia de quien confía a los sentidos y al poder de la belleza inmediata toda indagación en el mundo. Creyente, pues, de un orbe físico, más que de uno ideal, donde la abstracción no cesa de escamotearnos todo instante verdadero, logra que este hermoso libro resuma olor, color, emoción y goce. ¡Celebre el hecho de estar vivo!
Es, en últimas, el itinerario de quien, animado por un aliento silvestre, adánico, conserva aún la inocencia y el asombro naturales que, a los demás, por una razón u otra, nos han sido arrebatados por el diario trajín." Elkin Restrepo


Poemas


Emprender la noche

Surges entre el tumulto
y llenas mis ojos de luz.
En el pecho algo aletea
como un ave reciente
en la mano de un niño.
Abre tu mano y suéltame
mejor juega, corre,
mírame otra vez,
la última antes de cruzar.
Ya sin ti el corazón libre
querrá viajar, ser
o emprender la noche.

Tomado de Emprender la noche

::


Gratitud


Atisbo la infancia como un débil fulgor
de imágenes remotas.
Atrás todo es soluble:
recuerdos confundiendo aromas y sabores,
infancia y sed, caricias y castigos.
Música en el silencio del patio.
Esplendor de una niña cruzando la paz de
mi nombre,
el gato dormido sobre el perro que sueña,
la radio cantando, el vapor, las lentejas,
la salvadora voz de una madre reciente
entibiando el miedo de la noche.
La armonía de palabras que leía mi padre,
los globos ardiendo en el aire feliz
de las noches de diciembre,
la luz casi mía en los ojos de mi hermano,
mis hermanas bañándose en la lluvia.
El placer glaciar de un helado de lulo,
el conejo de la luna en la luna,
el mensaje perdido en la cometa enredada,
el mar inaugurando la alegría del cuerpo.
La fugaz emoción del pez en mis manos,
el ladrón de Bagdad,
la enfermera, el remedio de su risa,
el ajedrez donde fui peón, dama y monarca,
la nariz reventada por el honor de mi casa.
el susurro de azúcar en la flauta traversa.
La nítida sorpresa de un pájaro,
la oración que aprendí a escondidas y que decía
en silencio para no molestar
al padre ateo que Dios me dio.

Atisbo la infancia disuelta en olvidos
y sé que en ella está todo cuanto puedo cantar.

Tomado de Mirar otro mar

::

Receta

Perfumas el aceite de oliva con el ajo
luego lo tiñes con el pimiento rojo.
Tomas el mero blanco, fresco y
lo sellas en el caldero ardiente.
Como una leve lluvia verde
dejas caer los hilos de romero
sobre el blanco dorado del filete.
No muy hecho, lo retiras del fuego...
Se deja reposar...
Acompañado acaso por tomates maduros y
unas hojas de rúgula lo llevas a la mesa,
y allí, el mar, el fuego y la montaña
entrarán con sus jugos y perfumes a tu existencia.

Tomado de Las alas del súbdito

::
Imprime esta entrada

3 Comentarios:

ESTACIÓN POETAS comentó sobre esta entrada, así...

Fue un placer compartir mesa lectora con él, en el reciente Festival de Poesía de Medellín, en el barrio Catilla... y mi columna estaciónpoetas para él es la 506

ana maría - penélope comentó sobre esta entrada, así...

Pepe Zuleta
amigo infatigable de los libros y la noche escribiente continuo de la vida y los sueños
Pepe tu sonrisa anima las almas

Penélope

Cíclopa comentó sobre esta entrada, así...

José, que gusto encontrarte acá!

abrazo,

Litvinova natalia