Luis Carlos González (Allyth)



Mencionado por:

Gustavo Arrieta

Menciona a:

Laura Mejía Bernal
Paola Severino
Jennifer Rodríguez
Luis Mallarino
Robinson Quintero


Bio/biblio

Allyth, seudónimo de Luis Carlos González Guerrero: “La historia dirá que hubo en la ciudad de Barranquilla un ser que vino a este mundo buscando horizontes más amplios para que sus alas de sangre jamás cesasen de batirse; para hallar mejores parajes bajo la eterna noche y su invierno favorito: el interno, el que siempre lleva consigo. Y no contento con su entorno y lo que la sociedad (enferma de conformismo) le ofreció, se fue lejos, al más allá de la profunda luz, cerca del lago de la poesía, bajo el cielo de la música”.

Enlaces del autor

www.myspace.com/allyth
www.nighthollow.blogspot.com



Poética

Generalmente escribo sobre mí o temas que me llaman la atención (siempre tratados desde una perspectiva intimista). La poesía y la música constituyen una parte muy importante de mi vida... las considero una sola y con ambas confluyo. Admiro mucho más los trabajos (canciones, composiciones, poemas, etc...) que a los músicos o poetas en sí. Por demás, podría definir en pocas palabras mi poética como una luz oscura.


Poemas

El Círculo

Mi vida es un poema nómada
legible sólo en las capitales que nacen
en el espejo de la palabra
(tan visual como el relieve de las hojas
que frecuentan el teatro de la historia)

Y el poema es un canal
que esquiva rocas y adopta formas
para no secarse en la monografía
que es la indiferencia de lectores
ávidos de todo
menos de esta faceta líquida que soy
en horas silvestres de vuelo espiral

Me elevo imprimiendo
en cada viruta de cielo
el designio hilvanado de tinta
con el que me escribo a diario
y fluyo en silencio

::


Close

Un impulso de mi vista
(dulce final de la vida)
esparce la roja tristeza
(tan cúbica y mía)
en el reposo de grama
de este rincón urbano
que evité tantas veces
rasgando sus alas
y su paralítico aliento

::


Ich liebe Dich und Meine Seele weiβ es

Sé que las madrugadas son de escarcha
y en tus manos
mi nombre es un reloj solitario
que da poemas en vez del tiempo
y que gira a la izquierda de tus besos

Aquellos con los que construimos paredes
y dibujamos sábanas

Aquellos que remplazaban al café de cada mañana
y hacían de un simple saludo
un universo contenido entre labios

Los mismos que se han convertido
en el mar de tus deseos
y el paraíso perdido de tu tacto

¿Duele, verdad?

Y más aun en el vacío de la cama
que es más ancha y fría
en la soledad de esta escarcha
que corre y vuela desde la puerta
hasta la almohada
y se devuelve para caer
como las ilusiones que sólo brillan
en el mismo rincón de tu alma

Escarcha que soy sin tí

Escarcha que eres
desde el día en que mi sombra
coloreó tu nostalgia

:: Imprime esta entrada