John Fredy Galindo



Mencionado por:

Rodolfo Ramírez Soto

Menciona a:

Fadir Delgado
Luz Andrea Castillo
Andrea Cote
Ómar Ortiz
Mario Echeverry
Óscar Estévez


Bio/biblio

Nació en Bucaramanga en 1978. Licenciado en Literatura por la Universidad Industrial de Santander. Ganador del Premio Nacional de Poesía de la Universidad Externado de Colombia, 2006. Su libro Ventanas de otros días recibió el IV Premio de Impulso a la Poesía Joven Colombiana (2007) convocado por la Revista Prometeo. Recientemente recibió la Primera mención de honor en el Concurso Nacional de Poesía “Julio Flórez” (2008). Ha sido invitado a diversos festivales de poesía, entre ellos el Festival Internacional de Poesía de Medellín (2007). Cuentos y poemas suyos han aparecido en publicaciones nacionales e internacionales.
Ha publicado Ventanas de otros días (Ediciones UIS 2008) y la Antología de cuentos Demasiado Jóvenes para morir (Ed. UIS 2008). Le gusta caminar de noche y no se baña los domingos.


Poética

La poesía es la casa de las posibilidades, un lugar repleto de habitaciones en donde todos se cruzan agitadamente, yo escogí la habitación del fondo, es un cuarto pequeño, escasamente iluminado, en donde la puerta nunca se cierra y la música jamás se apaga. La poesía es la forma más directa de decirnos quiénes somos, qué somos; es la forma más sublime de arriesgar nuestro pellejo, es como pasarse la noche entera tomando cerveza con el mejor de los amigos y al mismo tiempo enfrentarse a puños con el enemigo más siniestro.


Poémas


NARCISO EN EL ACORDE DE LA ÚLTIMA FLAUTA

Quizá pase de largo ante el estertor de la vanidad
no sin antes esconder un poco las uñas sucias
carcomidas
En la rama del álamo se esconde una palabra
aunque algunos insistan en colgar
y otros en alabar la ruidosa sombra
aunque intente evadir la deuda
y correr
observar mi angustia en el fondo del vaso
Desenfunda las raíces escondidas
muestra la otra cara
y no sonrías
algo en ti se desvanece
algo en ti hay de todo
de todos

::


El auto estacionado la muralla la llave bajo el tapete
nada dice lo que es cuando no se mueve
La palabra hirviente de la niña que juega a ser la madre
La espesa lluvia de cristales en los ojos
Como si el movimiento fuera una acción de lo no dicho

::


Ábrete Sésamo

Y en mis sueños los ladrones no sonríen
la comida mira lenta al ojo que devora
El vapor de otros días cubría la despensa
A fuego lento la palabra iba cediendo  el derrumbe necesario se estancaba
La ceniza que volaba como una mariposa negra
malherida
Los zapatos rojos y la hermosa bailarina que me mira sin sus ojos puestos

¿Hermosa condición de la palabra dices?
Ciérrate cielo
que la penumbra reclama nuestros cuerpos
y la dinámica del orgasmo es el silencio
Como si fuera un poema el niño avanza y besa a la chiquilla
la espesa lluvia ha cesado y la muerte es testigo
La hoja cae del árbol
                               y el árbol se desploma

::


dios

En este círculo azulado vive dios
es un dios grande con cabellos raros y perlas en los dientes
como esa negra de Senegal que me besó aquella noche
                                                                     de vinos y alabanzas
y que me entretuvo vertiendo de su leche en la raíz del baobab
en donde habitan la paloma y la serpiente
Si yo pudiera ser un dios sería un dios pequeño
minúsculo
como para esconderme en el hueco del árbol-casa
y así esquivar el sueño y la pereza -partir sin dar aviso-
En la Sabana de acacias del Sahel hay una joven diosa que me mira y baila como invitándome a su lecho yo respiro
Pudiera la siguiente luna
ser el dios que vive en el círculo del árbol
viajar a ese azul             desierto adentro

:: Imprime esta entrada